CÓMO COMPRAR POR INTERNET
Este decálogo presenta los aspectos claves a la hora de comprar un artículo en el medio Internet:

  1. Nunca compre productos que le son ofrecidos por "spammers". Si les compra cualquier producto, por interesante que le parezca, aparte de animarles a que sigan con su aberrante práctica, usted estará revelando a gente sin escrúpulos, no solo su dirección electrónica, sino tambhién datos personales como nombre, dirección, número telefónico e, incluso, el número de su tarjeta de crédito. Además, tenga por seguro que terminará recibiendo mucho más correo basura en el futuro. A propósito, tampoco les responda nunca (ni siquiera para darse de baja), ya que en 9 de cada 10 mensajes de ese tipo, solo se trata de una trampa para confirmar su dirección.
  1. Verifique la confiabilidad del vendedor. Compruebe que hay un teléfono con el que pueda comunicarse en caso de ser necesario. Active los filtros anti-phishing de su navegador. Si no conoce a la empresa, consulte en Google u otros buscadores, en busca de comentarios desfavorables.
  1. Proteja siempre su información personal. Únicamente comparta su tarjeta de crédito, documentos de identidad o cualquier otro tipo de información personal, cuando haga una compra a través de una compañía reconocida o alguna institución financiera de confianza. Además del delito cibernético, este tipo de información puede poner en riesgo su propia seguridad personal y la de se familia. No es la primera vez que quienes le dan su dirección real a un extraño a través de un e-mail, terminan recibiendo en su propio domicilio la visita de amigos de lo ajeno.
  1. Busque indicios de seguridad. La dirección debe empezar por https y aparece un candado cerrado en la barra de estado del navegador; para verificar que los certificados son válidos y vigentes  deberá pulsar sobre el candado.
  1. Nunca envíe información personal de ningún tipo si alguien se la pide por correo electrónico. Usted nunca recibirá de una fuente legítima la petición de revelar sus contraseñas, números de tarjeta de crédito o cualquier dato que sirva de identificación. Desconfíe siempre de cualquier solicitud de esta clase, aún cuando parezca venir de una fuente conocida; en caso contrario, aténgase a las consecuencias.
  1. Si es posible, use una tarjeta monedero o una virtual. La ventaja de estas tarjetas es que se puede limitar la cantidad de dinero a gastar hasta una cantidad máxima. Las tarjetas virtuales se diferencian de las monedero en que no tienen soporte físico, sólo constan de un número, fecha de caducidad y CVV (Código de Verificación de la tarjeta), y su funcionamiento es similar a una tarjeta Visa o Mastercard. Hoy en día, la mayoría de los bancos disponen de este tipo de tarjetas (Santander: e-cash, BBVA: clic-e, Banesto: virtual cash, Caixa: cybertarjeta, Caja España: cybercompr@, Caixa Galicia: You&me, etc.).
  1. Cierre la sesión. En la página en la que esta operando debe aparecer esta opción, ejecútela al finalizar la operación. No se limite a cerrar sólo el navegador.
  1. Verifique cualquier transacción. Si un sitio Web muestra un nombre diferente al de la organización o compañía en que usted está confiando, o si usted tiene cualquier duda sobre su veracidad, busque en el mismo sitio un número telefónico al cuál conectarse para obtener más datos. No se fie de compañías que no indiquen claramente su dirección física y algún número de teléfono al cual consultar.
  1. No utilice lugares o accesos públicos para realizar operaciones bancarias.
  1. Si por algún motivo sospechamos estar siendo o haber sido victimas de algún engaño de este tipo lo primero debería ser contactar con nuestra entidad bancaria y comunicarlo al fin de bloquear nuestra cuenta; además, deberá denunciarlo ante las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (https://www.policia.es/denuncias/, http://www.guardiacivil.org/telematicos/formulario.jsp).