¿Por qué he de actualizar mi software?



Un aspecto esencial en la seguridad de nuestro equipo es mantener el software lo más actualizado posible y con los últimos parches instalados. Esto es tan importante como tener un antivirus instalado o vigilar por qué sitios Web se navega. Intentaremos mostraros el por qué de esta importancia y animaros a actualizar vuestro sistema periódicamente.

Cuando un software sale al mercado (pensemos en Windows de Microsoft) ha pasado una batería de pruebas realizadas por el fabricante. Pero al lanzarse y hacerse de dominio público, todo el mundo tiene la oportunidad de buscar y probar nuevas características del producto. Algunos usuarios buscan los puntos débiles en el software para intentar acceder a equipos sin autorización, ejecutar otros programas sin permiso, o simplemente dañarlo. Estos puntos débiles de seguridad que hacen al software susceptible ser manipulado o dañado se denominan vulnerabilidades. La aparición de nuevas vulnerabilidades es inevitable, pero ¿cómo minimizar el riesgo de sufrir sus consecuencias? La respuesta es sencilla: actualizar el software con los últimos parches, actualizaciones o versiones. De esta manera se evita que las vulnerabilidades conocidas y ya solucionadas nos afecten.

Las actualizaciones no solo son necesarias para el sistema operativo (Microsoft Windows en la mayoría de los casos) sino que deben tenerse en cuenta  para todo el software instalado en el equipo: desde el antivirus, el navegador (Firefox, Iexplorer, etc.), el lector de ficheros PDF, el paquete ofimático, reproductor de música/vídeo, etc.. ¿Y cada cuánto tiempo se ha de actualizar? La periodicidad varía dependiendo del tipo de software y de cuando se detecten las vulnerabilidades. Lo habitual es actualizar al menos cada dos semanas, pero no hay una regla única. Por este motivo se recomienda utilizar las funciones de actualización automáticas que tienen disponibles la mayoría de aplicaciones. Habitualmente el software avisa mediante una ventana emergente de la necesidad de instalar una nueva actualización o parche. Es muy importante que el usuario atienda esta petición y realice la actualización sin demora. En caso de no tener habilitadas las actualizaciones automáticas, el fabricante suele publicar éstas en su Web.

Si le interesa tener un control total sobre el estado de actualización y vulnerabilidades de su equipo, existen algunas aplicaciones muy útiles. Un ejemplo es "Secunia Personal Software Inspector" (http://secunia.com/vulnerability_scanning/personal/) que analiza a nivel local su equipo y le informa sobre sus programas desactualizados, inseguros o sin soporte.

Como conclusión, no olvide actualizar periódicamente su software y la próxima vez que se le solicite una actualización automática, realícela sin demora ya que es la única manera de estar libre de vulnerabilidades conocidas y por tanto, estar más seguro.