¿COMO SABEMOS QUE NUESTRO ORDENADOR ESTA INFECTADO?    

Es cierto que cada vez la gente está más familiarizada con la informática, pero a veces no se toman todas las precauciones necesarias contra las infecciones. No basta con tener un antivirus, sino que éste debe actualizarse periódicamente. Aún así, nuestros ordenadores se infectan y el antivirus que tenemos instalado es incapaz de detectarlo. Aquí es cuando nos asalta esa pregunta, ¿Como sabemos si nuestro ordenador está infectado? y, en el caso de que esté infectado, ¿Qué pasos he de seguir para limpiarlo?

La primera pregunta se pretende contestar a continuación, la segunda se hará en próximos consejos. En cuanto a los posibles sintomas que pueda presentar su ordenador, hay que valorarlos con cierta prudencia, ya que su detección se puede deber a una mala configuración de su ordenador y no a una infección. Pero, tanto si se debe a un virus como a una mala configuración, usted debe investigar siempre qué es lo que le pasa.

  1. El equipo se inicia a veces según lo esperado, pero otras veces deja de responder antes de que aparezcan todos los iconos del escritorio.  
  1. El proceso de arranque del ordenador es más lento de lo normal.
  1. El equipo se reinicia solo e inexplicablemente.
  1. Los archivos crecen de tamaño de forma inexplicable (el disco duro se llena), o aparecen mensajes de error de memoria insuficiente, aunque su equipo tiene memoria de sobra.
  1. El ventilador se arranca con excesiva frecuencia.
  1. Aperecen pantallas que no se han solicitado (publicidad, pornografía, etc.).
  1. La navegación por Internet es cada vez más lenta, o se producen fallos de forma contínua en las conexiones a Internet o a la red.
  1. Aparecen en el escritorio nuevos iconos que no había puesto allí ni están relacionados con programas instalados.
  1. Desaparece un programa del equipo, aunque usted no lo desinstaló de forma intencionada.
  1. Se deshabilita el antivirus sin motivo y no se puede reiniciar o habilitar.
  1. No se instalan adecuadamente los nuevos programas.
  1. Su equipo se bloquea siempre cada vez que intenta iniciar (p.e. Word).
  1. No puede iniciarse el Administrador de tareas de Windows.
  1. Degradación en los recursos del sistema sin motivo aparente. Los programas tardan mucho en ejecutarse (p.e. Word tarda una eternidad en abrirse).


Desde un punto de vista más técnico:

  1. Cuando se consulta el administrador de tareas, aparecen procesos fuera de lo común, sospechosos o con nombres raros.
  1. Cuando se consulta el visor de eventos, se comprueba que se han borrado todos los registros desde una determinada fecha.
  1. Cuando se consultan las propiedades de un fichero (especialmente del sistema), se observa que se han modificado sus fechas de creación, modificación o último acceso, sin justificación.